Aceite de Argán: El revival de los aceites naturales.

Es oriundo de Marruecos, pero, podríamos decir: de Marruecos para la Argentina porque después de lo que te voy a contar sobre él, seguramente quieras que forme parte de tus cuidados cotidianos.

El argán tiene muchas propiedades realmente excelentes y, la mayoría, ya estudiadas científicamente.

Proviene del fruto de una planta que es una nuez, la Argania Spinosa.

Por lo pronto comenzaré por algo que me ha impactado…

Echando un vistacito a lo que los profesionales de formación científica llamamos “PUBMED” (attenti que te dejo el link en la palabrita para que vos también puedas aprender cositas interesantes, tan sólo te recomiendo sepás inglés). Este sitio es el “US National Library of Medicine, National Institutes of Health”, lugar donde se publican los famosos “Papers” de los cuales a veces te hablo o cito, es decir, publicaciones científicas. Hallé un “abstract” (resúmen) sobre el aceite de Argán que me cautivó.

Claro, si digo Argán, puede que dudes de qué hablo o pienses automáticamente en el pelo, ya que es un aceite con muchas bondades para el cabello. Pero, lo que probablemente no sepas es que tiene propiedades:

  • HIDRATANTES.
  • ANTIOXIDANTES.
  • REGENERATIVAS.

EN PIEL, EN CABELLO, EN UÑAS, EN ROSTRO…

Ahora bien… Mi gran sorpresa fue el planteo de este estudio, en el cual comentaban cómo componentes ancestrales ahora vuelven a la ciencia moderna, entre ellos el Argán.

Uauuu!! Se animaron a contarlo!!! Jajajaj!

Bueno, comprobaron que su composición y concentración de ácidos, como el Linoleico, fomentan la REPARACIÓN DE LA BARRERA EPIDÉRMICA EN CIERTAS ENFERMEDADES QUE SUFREN LA DISRRUPCIÓN DE LA MISMA, como por ejemplo las Dermatitis Inflamatorias.

Es más, en otro estudio han verificado el impacto de los aceites en la piel de neonatos pretérminos con alteraciones en el desarrollo de la barrera epidérmica. Constatándose una mejoría en la función de la barrera epidérmica.

Ojo, no todos los aceites, pero el Argán es uno de ellos. Esto está en relación a los distintos tipos de ácidos grasos que presentan en su composición.

O sea, este aceite te ayuda a reparar la piel, ya sea porque te fuiste de mambo con el sol, te irritó algún producto ¡o lo que imagines que altere la indemnidad de tu piel!

Esto me recordó el ancestral “Shantala”, ese masaje que se les practica a los bebés en la India y que forma parte de la medicina ayurvédica.

mmm.. te quedaste pensando!? Si sabés inglés te dejo unos links de referencia para seguir informándote sobre el tema:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12113324

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28707186

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s